CIUDAD RESIDUALMENTE REPUGNANTE…

CIUDAD RESIDUAL REPUGNANTE 

Lo que no se aguanta es constantemente toparse con órganos sexuales masculinos en pleno Primer Anillo, gente orinando en las áreas verdes, expondiendo sus órganos sexuales, entre ventoleras subsaharianas que le acarician a uno la cara, impregnadas de orín humano, tras pasar por el lugar en el cual se acaba de orinar.Es un asco total y absoluto.Luego están las heces humanas, mientras tanto ya en el Primer Anillo.Luego que las autoridades “recogen” a los árboles, también mientras tanto ya en el Primer Anillo, en torno al Palacio de Justicia, de la Plaza del Estudiante, en torno de los predios de la Universidad Gabriel René Moreno y en los mismos terrenos de ésta, sí, “recogen” los árboles promedio, de estatura normal, edad promedio, que en todas partes del mundo más civilizado no son objeto de agresiones de ninguna índole…Pero aquí, en pleno Primer Anillo, impunemente se los tala y se los “recoge”, con pulcritud y prolijidad, dejando, empero, la basura por doquier. Hay un árbol- directamente frente a la nariz del Avión Pirata – al que se le “talló” un asiento en su raiz para quienes hicieron del “parque” su “negocio”, clavando carteles en los árboles del Primer Anillo para buscar algún tipo de clientela. Lo otro es la salvaje y repugnante “tradición” del habitante de Santa Cruz de escupir a viva voz por todos lados en Santa Cruz, día y noche, esparciendo virus de todo tipo por toda la ciudad. Se lava las manos, pero luego se estornuda en las mismas o se manosea todo, dejando huellas dactilares repugnantes por todos lados. Se lava las manos, pero luego se recibe dinero para, acto seguido, proceder a cortar frutas o cualquier comida, para manosear mesones, celulares  y de todo… ¿De qué sirve así haberse lavado las manos? Y en todas partes lo mismo – en supermercados en barrios de clase media o alta, en lugares improvisados y poco desarrollados alejados del centro. Es que es la misma gente, la misma falta de voluntad, la misma ignorancia, la misma falta de criterio. La misma falta de responsabilidad por parte de los educadores, las autoridades, los que tienen alguito más de estudios o incluso trabajan en el rubro y “deberían estar informados” ( por tener un sueldo, un escritorio, un aire acondicionado – para dedicarse a servir, precisamente ).

El obvio autismo ( que parece conjugarse con serios déficits de salud mental ) que lleva a quemar insistentemente todo lo que se pueda quemar. Si se parte de que aprox. El 60 % de la basura que genera la ciudad de Santa Cruz es orgánica y que además la población de perros callejeros depende directamente de la cantidad de ésta ( por ende también la incidencia de rabia y de zoonosis potencialmente o la población de otros animales como ratas que podrían sustituir a los perros ), no es difícil entender que un sistema de compostaje solucionaria el problema de raíz. Dejaría claro a la población que las ramas y hojas no son basura, sino que biomasa útil que almacena dióxido de carbono, cosa que evitaría el polvo, la sequía, el viento ( todo dependiente directamente del dióxido de carbono que, caso contrario, se iría al aire, al quemar o al talar, con las respectivas consecuencias – vientos, huracanes, sequía, enfermedades, etc.). La tierra negra obtenida luego serviría para abonar las plazas y de esta forma evitar su degradación y el polvo allí, entre otras cosas.

El sellado del suelo: se tala, se encementa… y el dióxido de carbono se va al aire, el calor trae vientos cada vez más fuertes, a medida que se va encementando y talando ( porque precisamente los árboles, las raices, ramas, hojas almacenarían el „gas del calor“ dióxido de carbono, uno de los principales culpables de los vientos, de la sequía, de la falta de lluvias, de las enfermedades que esto conlleva…).

 

Solución y propuesta para el Consejo y las autoridades competentes:          Crear una unidad de gendarmes ambientales ( previa capacitación por parte de extranjeros con comprobada experiencia en temáticas de ecología tropical, paisajismo y planificación urbana )           Imponer sistemáticamente multas  por escupir y orinar, dañar árboles, etc. ( pasar una nota en la via pública al infractor pescado ese rato, documentar con fotos y copia de su carnet, etc. )          Enviar a los gendarmes sistemáticamente a siempre los mismos lugares, empezando por las zonas céntricas y concurridas ( Barrio Lindo, Avión Pirata, centro, Av. Monseñor, Av. San Martín, Arenal, etc.)

          Espacios de compostaje en los parques cerrados para toda la basura orgánica obtenida de árboles  plantas ( hojas, ramas ) y recojo de solamente esta basura un día específico de la semana y su depósito ( bajo control de gendarmes ) en espacios destinados a ello en todos los parques cerrados de la ciudad ( compostaje de residuos de la cocina en otro lugar, para no atraer ratas, etc. y su recojo durante otro día de la semana, para sistematizar ), depósito de los restos de comida otro día y depósito en lugares específicos y otro dia de recojo para la basura “normal” aparte

– Crear normativa que prohiba el sellado del suelo con cemento en lugares no absolutamente necesarios. El dióxido de carbono se almacena en árboles, tierra, suelo … al talar árboles y encementar el suelo, éste no podrá almacenar CO2, el calor traera sequía, viento, polvo, enfermedades… Al permitir que las hojas, ramas, los restos de árboles y plantas se vuelvan tierra negra, junto con la tierra desaparece el polvo, el calor, la sequía, la inundación, la enfermedad en el mismo suelo que almacenará el CO2 proveniente de restos de plantas que por ahora se suelen quemar de forma poco inteligente. La normativa necesaria debería contemplar varios aspectos: prohbición total de tala y de quema, obligación de hacer compostaje ( producción de tierra negra / humus ), prohibición de colocar baldosas y cemento a los terrenos en zonas residenciales y restricción muy severa también para zonas industriales y otras, obligación de no encementar parqueos y de utilizar más bien piedra bloque en todos los espacios en los que se pueda y obligación de plantar árboles nativos grandes en todos los espacios disponibles – rotondas, parqueos, veredas, parques, plazas, franjas verdes, patios, etc.

– Campaña sistemática y coordinada con los medios, los proteccionistas, el Seduca, la Iglesia, etc ( carteles en los parques con indicación de sitios web con información breve, coherente y tajante, spots televisivos y radias todo el año, charlas obligatorias una vez al mes en cada canal de TV, por ejemplo, colgar folletos en lugares concurridos como mercados, supermercados, colegios, etc.)

Schreibe einen Kommentar

Kategorien